Los beneficios del sol en nuestro cuerpo y en nuestro estado de ánimo

¡Hola #GreenViters! ¿Cómo estáis llevando el otoño? ¿Preparados para que llegue más frío? Esta estación se caracteriza por traernos una disminución paulatina de las temperaturas y también de las horas en las que podemos disfrutar de la energía y la calidez del sol. Recién estrenamos un cambio de hora, que sin duda, al menos los primeros días, afecta a nuestro biorritmo, a nuestro cuerpo y también puede afectar a nuestro estado de ánimo.

Por eso queremos hablaros de la importancia y de los beneficios de exponernos al sol también en otoño y en invierno. Los baños de sol benefician a nuestros huesos, ya que la vitamina D, que es fundamental para la correcta mineralización de éstos, sólo se activa con los rayos de sol. El sol, tomado con moderación, también beneficia a nuestra piel. Ayuda a prevenir y mejorar el acné y en casos severos de psoriasis; el sol también es favorable para nuestro sistema inmunológico, ya que contribuye a aumentar los glóbulos blancos, el primer ejército de defensa del organismo.

Y la luz solar también tiene beneficios en nuestro sistema cardiovascular. Ésta ayuda a metabolizar mejor y a reducir los niveles de colesterol, y además, su agradable calor, al dilatar las arterias de la piel, ayuda a bajar la presión arterial. Recordemos la relación entre el sol, la vitamina D, el calcio y nuestros huesos. Pues si bien, si tenemos en cuenta que nuestro corazón se contrae por acción del calcio, tomar el sol evitará que las hormonas paratiroideas tomen el calcio de los huesos para dárselo al corazón.

 

En otra línea, también podemos sentir los beneficios de tomar el sol en nuestro estado de ánimo, ya que la radiación solar promueve la síntesis de la serotonina, sustancia relacionada con el bienestar, y que también ayuda a regular nuestro sueño. Los rayos ultravioletas del sol regulan la producción de la hormona reguladora de los ciclos de sueño, la melatonina y reducen los niveles de melatonina, que nos ayuda a sentirnos más despiertos durante el día. Y como curiosidad, también se afirma que los rayos de sol aumentan ligeramente los niveles de testosterona, que tanto en mujeres como en hombres, es la hormona del deseo.

 

Con todos estos beneficios que nos aporta el astro rey, no hay excusa para no buscar un momento para practicar ejercicio físico al aire libre o simplemente salir a caminar en las horas en las que el sol está bien reluciente. Y, por supuesto, ¡no olvidéis comer bien para vivir bien! ¡Hasta el próximo mes!

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *