Lobos con piel de cordero

Muchas veces pensamos que para comer, basta con echarse algo a la boca, y eso no es así. Es necesario ser conscientes de la repercusión que puede tener en nuestro organismo alimentarse de determinada manera y aunque el cuerpo sea una máquina viva, que puede regenerarse, excederse en malas conductas alimentarias podría provocar daños irreversibles.

¿A nadie se le ocurriría recargar el combustible de un coche diésel con gasolina verdad? Con el cuerpo pasa algo parecido y sin embargo constantemente somos cómplices de este tipo de hábitos alimenticios en nuestra sociedad.

Muchos de los alimentos que vemos diariamente en los supermercados están vacíos de nutrientes, y no solo eso, también contienen aditivos y otras sustancias que son literalmente veneno para nuestro cuerpo. Lo más curioso de todo, es que lucen un aspecto apetecible, pero no te dejes engañar, son lobos con piel de cordero.

En GreenVita nos encanta saber que lo que comemos no solo tiene un aspecto espectacular, sino que además de delicioso resulta 100% saludable y nutritivo. Estamos comprometidos a compartir con vosotros todo lo beneficioso de los alimentos naturales, ecológicos y de proximidad, ya que son nuestro pan de cada día.  Pero hoy queremos darle la vuelta y dedicar un momento a hablaros de los alimentos con los que no debéis excederos, si realmente queréis llevar una alimentación equilibrada y saludable.

  • Bollería industrial: apenas aporta nutrientes, tiene un alto contenido en azúcar. Es muy rica en precursores del colesterol malo (LDL) y además adictiva.
  • Alimentos muy procesados: aquellos que están elaborados con ingredientes de muy baja calidad, ricos en azúcares, grasas saturadas, conservantes y químicos que a la larga podrían repercutir negativamente en la salud.
  • Alimentos cuya base de cocinado sea rebozados o fritos: absorben gran cantidad de grasas saturadas que se relacionan con efectos cancerígenos.
  • Embutidos demasiado grasos: principalmente por aportar grasas de origen animal (saturadas).
  • Alimentos basados en harinas refinadas: hacen que el cuerpo capte azúcar en exceso, podrían alterar algunas funciones metabólicas y hormonales, además pueden resultar adictivos.
  • Alcohol: aporta calorías “vacías” y aumenta la sensación de hambre.

El consumo de todos ellos, sobre todo si es elevado y periódico, puede acarrear serios problemas para la salud, causando enfermedades como son la diabetes, colesterol alto, problemas cardiovasculares; provocar obesidad, desnutrición, falta de vitalidad y/o adicción.

Así que desde GreenVita hacemos un llamamiento a que cuidéis lo que coméis, ya que esto se traduce en cuidar de vosotros y de vuestro organismo. Eliminando de la dieta o consumiendo de forma muy esporádica estos alimentos, ganareis en vitalidad, calidad de vida y salud.

Para nosotros “comer bien es vivir bien” y nos encanta hacerlo disfrutando de platos deliciosos, nutritivos y equilibrados. Por ello contamos con propuestas variadas y saludables en nuestra carta, que sin duda os harán aterrizar en el universo de la buena gastronomía. ¿Venís a formar parte del movimiento GreenVita?

Please follow and like us: