Un comensal al que siempre tenemos que invitar

Al pan se lo ha considerado, durante mucho tiempo, un alimento básico en todos los hogares, aunque cada vez consumimos menos y, lo peor, está más procesado y es de menor calidad.

Entre las principales causas de esta disminución de consumo encontramos la famosa relación del pan con la obesidad, relación que, muchos estudios, desmienten. Así, aunque este producto parece un tabú para aquellos que quieren perder peso, una barra de buena calidad contiene entre 1 y 3 gramos de grasa por cada 100, por lo que una dieta con abundancia en este alimento puede facilitar la disminución de peso, al contrario de lo se piensa habitualmente. Más aún, el pan aporta principalmente carbohidratos que, al ser digeridos, se transforman en glucosa, el combustible para nuestros músculos y cerebro.

Pero, como siempre hemos escuchado, ¡los excesos nunca son buenos! No deberíamos sobrepasar las 4 rebanadas de pan diarias, pues, de ser así, podríamos obtener el efecto contrario.

Otro mito que desmentimos es que «el pan integral engorda menos». Atendiendo a los estudios que analizan el pan blanco y el integral, apenas existen diferencias entre las calorías y las proteínas que aporta uno y otro. A pesar de ello, para los defensores del pan integral, éste sí aporta más vitaminas, más minerales y un extra de fibra. Quizás no lo sabíais, pero la fibra acostumbra a producir sensación de saciedad y eso nos hace comer menos, con lo que ayuda a todos aquellos que quieran mantener su peso.

A continuación, para que comer pan no se convierta en algo rutinario y pesado, te traemos los panes que, des de nuestro punto de vista, tienes que tener en cuenta:

1) Pan de centeno: seguramente conocido por la mayoría, éste es un pan oscuro y ligeramente amargo, pero ideal si sufres de estreñimiento.

2) Pan de maíz: tiene cierta similitud a un bizcocho, es muy rico en proteínas y un pan clave para los celíacos.

3)Pan de pasas: ¿amante de los frutos secos? El pan de pasas te va a encantar seguro.

4)Pan de Viena: es uno de los panes más dulces del mercado y tiene una consistencia blanda y agradable.

5)Pan de Chapata: antes de los panes procesados de hoy en día, el rey era el pan de chapata, también conocido como pan rústico.

¡Ya ves todas las opciones de comida saludable que se abren ante nosotros con algo tan, aparentemente sencillo, como el pan! Y es que, además, éste alimento ofrece múltiples opciones que son perfectas, también, para personas vegetarianas o veganas, como las tostadas con margarina y mermelada (o con aceite de oliva y aguacate), los picatostes en una buena crema o puré, o las torrijas, de las que existen muchas opciones y recetas que no incluyen elementos animales.

Y, para despedirnos, recordaros que si queréis comer sano en Barcelona, nuestros restaurantes deben ser tu primera opción. En ellos podrás disfrutar de las deliciosas «Burger a la brasa» (acompañadas de unos panes realmente deliciosos), pero, no dejes de probar, también, nuestro «Pan de cristal con tomate» (un clásico) o el «pan de masa madre».

Un mes más, recordaros desde GreenVita que ¡No hay nada mejor que una buena alimentación, para mantenernos healthy! y que una buena salud empieza siempre por la comida saludable.

¡Un saludo!

Please follow and like us: