Que no caiga en el olvido

La gran mayoría de familias debe conocer, por algún caso más o menos lejano, qué es el Alzheimer. Muchas son las cuestiones, sobre esta enfermedad que tanto afecta a los que la sufren y al entorno que les rodea, que pueden estar rondando nuestra cabeza: ¿puede ser heredada?, ¿se puede corregir una vez se sufre? Pero, tal vez la más importante, ¿podemos prevenir esta enfermedad para que en un futuro no nos afecte? Todas estas preguntas y muchas más serán respondidas a continuación basándonos en lo que ahora sabe la ciencia.

Hay estudios que concluyen que es posible recortar las probabilidades de desarrollar la enfermedad hasta un tercio incluso cuando existe predisposición genética. Se ha demostrado que sólo el 1% de los casos de Alzheimer están relacionados con la herencia genética. Eso significa que el otro 99% de los casos, a pesar de que falta mucho por descubrir de esta enfermedad, se originan por una interacción genética y factores como nuestro estilo de vida.

Como es de imaginar, los factores genéticos ya forman parte de nosotros y no se pueden cambiar. Por eso, hoy, en el blog de GreenVita, os vamos a explicar hábitos que sí se pueden llevar a la práctica cada día y que, sin duda, van a reducir el riesgo de padecer Alzheimer hasta en un 30%.

Empezamos por el ejercicio pues, dependiendo de la vida más o menos activa que llevemos, nuestras enfermedades serán mayores o menores. El ejercicio físico regular y no explosivo mejora la función cognitiva. Para la gente mayor se aconseja el ejercicio aeróbico  pues practicar deporte mejora la memoria, la atención y la velocidad de procesamiento.

En segundo lugar, recalcaremos la importancia de las relaciones sociales pues éstas van unidas a la autoeficacia y la autoestima, que, a su vez, mejoran nuestra función mental. Una integración social más activa sirve para reducir el estrés de la vida cotidiana y favorecer la salud.

 

En tercer lugar, la estimulación mental debe continuar mucho más allá de los estudios. Es muy bueno leer libros y participar en juegos de mesa. Eso hace que haya menor riesgo de deterioro cognitivo y demencia si se van realizando con asiduidad.

En cuarto lugar, la prevención del Alzheimer también pasa por el terreno cardiovascular, con un papel crucial en el deterioro mental. La enfermedad del Alzheimer no solamente puede aparecer si se carece de este hábito de cuidar nuestro corazón, sino que puede venir acompañada de hipertensión arterial o diabetes, enfermedades que complican mucho más la enfermedad.

En quinto lugar, en cuanto a la alimentación, cabe destacarse que, como principales enemigos, tenemos el consumo de grasas saturadas y cobre, pues aumentan significativamente el deterioro cognitivo, lo contrario que una dieta rica en antioxidantes, vitamina C, E y omega 3, que son un verdadero bálsamo para la mente.

Y, para concluir esta lista de puntos… ¡la motivación! Es esencial tener ilusión por vivir, disfrutar de la vida, ser feliz…. pues se ha demostrado que no tener metas ni motivaciones hace que el cerebro se deteriore a un ritmo mucho más alto, llegando al punto de que la perdida de interés y emociones es algo que se manifiesta en la gran mayoría de personas que empiezan a tener síntomas de Alzheimer.

Así que, ¡a disfrutar Greenviters!

Síguenos

Share on facebook
Share
Share on twitter
Tweet
Share on pinterest
Guardar
Share on email
Enviar
Share on whatsapp
Enviar