¡Reserva ahora!

Haz tu pedido

Elige tu restaurante más cercano:

Mataró Parc

C/ Estrasburg 5 08304 Mataró, Barcelona

Diagonal mar

Local 13, Avda. Diagonal, 03
08019, Barcelona

Westfield Glòries

Avda. Diagonal, 208
08018, Barcelona

World Trade Center

Moll de Barcelona, Local 26, 08039 Barcelona

Splau

Avda. del Baix Llobregat, s/n, Planta 1 (cines)
08940 Cornellà de Llobregat, Barcelona

Sant Cugat

C/ Cerdanya, 2 - planta 1
08173 Sant Cugat del Vallès - Barcelona

Parc Vallès

Avda. Textil s/n, 2ª planta (junto a la bolera)
08233, Terrassa

Sarrià

Santa Fe de Nou Mèxic, S/N (Esquina Dr. Fleming)
08017, Barcelona

The style outlet viladecans

Local 201, Carretera de la Vila, 90
08840 Viladecans, Barcelona

No hay ninguno cerca de tu ubicación. Puedes consultarlos aquí: restaurantes.

Hoy nos gustaría hablar de cómo el stress afecta a nuestro sistema digestivo y cómo puede empeorar, o incluso provocar, ciertos desajustes que pueden derivar en enfermedades graves.

El stress es, sin duda, una de las herramientas más poderosas que tiene nuestro organismo para mantenernos a flote y permitirnos afrontar los retos, a veces titánicos, que supone nuestra vida diaria. Pero, aunque tener un poquito de stress puede ser saludable para no parecer una marmota desganada, cuando éste se convierte en diario (crónico) y supera ciertos niveles, es una bomba de relojería en nuestro interior.

El stress continuo altera la movilidad intestinal, provoca cambios en las secreciones digestivas, afecta a la mucosa gastrointestinal o desequilibra la flora, elementos que dificultan la absorción de nutrientes y desestabilizan el resto del organismo.

Aunque tal vez podemos acordar que no existen pruebas concluyentes (ya sabemos que hace falta que aparezca un estudio para que otro diga lo contrario), parece bastante claro que enfermedades como el colón irritable, las úlceras o los problemas de intolerancia y alergia a ciertos alimentos, están creciendo cada vez más entre la población y que el stress tiene un papel fundamental en ellas. De hecho, en la mayoría de pacientes, cuando se trata y se reduce el stress, estas dolencias mejoran substancialmente o incluso remiten completamente.

Así que, debemos prestar atención a esas hinchazones de la barriga más habituales de lo que sería normal, o a esos dolores abdominales, o a esas malas digestiones o a esos problemas estomacales si aparecen muy a menudo… pues pueden ser inicios de otros problemas más graves. Todo aquello que hagamos para reducir el stress (aquí siempre te damos ideas) repercutirá en general en un mayor bienestar digestivo y mental, pues el proceso de nutrición es, sin duda, uno de los más importantes de nuestro organismo, y para ello, necesitamos un sistema digestivo en buena forma.

En próximos blogs de Greenvita ahondaremos más en este tema, clave para disponer de una salud de hierro!

Hasta pronto #Greenviters!