¡Reserva ahora!

Haz tu pedido

Elige tu restaurante más cercano:

The style outlet viladecans

Local 201, Carretera de la Vila, 90
08840 Viladecans, Barcelona

Diagonal mar

Local 13, Avda. Diagonal, 03
08019, Barcelona

Parc Vallès

Avda. Textil s/n, 2ª planta (junto a la bolera)
08233, Terrassa

Splau

Avda. del Baix Llobregat, s/n, Planta 1 (cines)
08940 Cornellà de Llobregat, Barcelona

Glòries

Avda. Diagonal, 208
08018, Barcelona

Sarrià

Santa Fe de Nou Mèxic, S/N (Esquina Dr. Fleming)
08017, Barcelona

No hay ninguno cerca de tu ubicación. Puedes consultarlos aquí: restaurantes.

La gran mayoría de familias debe conocer, por algún caso más o menos lejano, qué es el Alzheimer. Muchas son las cuestiones, sobre esta enfermedad que tanto afecta a los que la sufren y al entorno que les rodea, que pueden estar rondando nuestra cabeza: ¿puede ser heredada?, ¿se puede corregir una vez se sufre? Pero, tal vez la más importante, ¿podemos prevenir esta enfermedad para que en un futuro no nos afecte? Todas estas preguntas y muchas más serán respondidas a continuación basándonos en lo que ahora sabe la ciencia.

Hay estudios que concluyen que es posible recortar las probabilidades de desarrollar la enfermedad hasta un tercio incluso cuando existe predisposición genética. Se ha demostrado que sólo el 1% de los casos de Alzheimer están relacionados con la herencia genética. Eso significa que el otro 99% de los casos, a pesar de que falta mucho por descubrir de esta enfermedad, se originan por una interacción genética y factores como nuestro estilo de vida.

Como es de imaginar, los factores genéticos ya forman parte de nosotros y no se pueden cambiar. Por eso, hoy, en el blog de GreenVita, os vamos a explicar hábitos que sí se pueden llevar a la práctica cada día y que, sin duda, van a reducir el riesgo de padecer Alzheimer hasta en un 30%.

Empezamos por el ejercicio pues, dependiendo de la vida más o menos activa que llevemos, nuestras enfermedades serán mayores o menores. El ejercicio físico regular y no explosivo mejora la función cognitiva. Para la gente mayor se aconseja el ejercicio aeróbico  pues practicar deporte mejora la memoria, la atención y la velocidad de procesamiento.

En segundo lugar, recalcaremos la importancia de las relaciones sociales pues éstas van unidas a la autoeficacia y la autoestima, que, a su vez, mejoran nuestra función mental. Una integración social más activa sirve para reducir el estrés de la vida cotidiana y favorecer la salud.

 

En tercer lugar, la estimulación mental debe continuar mucho más allá de los estudios. Es muy bueno leer libros y participar en juegos de mesa. Eso hace que haya menor riesgo de deterioro cognitivo y demencia si se van realizando con asiduidad.

En cuarto lugar, la prevención del Alzheimer también pasa por el terreno cardiovascular, con un papel crucial en el deterioro mental. La enfermedad del Alzheimer no solamente puede aparecer si se carece de este hábito de cuidar nuestro corazón, sino que puede venir acompañada de hipertensión arterial o diabetes, enfermedades que complican mucho más la enfermedad.

En quinto lugar, en cuanto a la alimentación, cabe destacarse que, como principales enemigos, tenemos el consumo de grasas saturadas y cobre, pues aumentan significativamente el deterioro cognitivo, lo contrario que una dieta rica en antioxidantes, vitamina C, E y omega 3, que son un verdadero bálsamo para la mente.

Y, para concluir esta lista de puntos… ¡la motivación! Es esencial tener ilusión por vivir, disfrutar de la vida, ser feliz…. pues se ha demostrado que no tener metas ni motivaciones hace que el cerebro se deteriore a un ritmo mucho más alto, llegando al punto de que la perdida de interés y emociones es algo que se manifiesta en la gran mayoría de personas que empiezan a tener síntomas de Alzheimer.

Así que, ¡a disfrutar Greenviters!

Al pan se lo ha considerado, durante mucho tiempo, un alimento básico en todos los hogares, aunque cada vez consumimos menos y, lo peor, está más procesado y es de menor calidad.

Entre las principales causas de esta disminución de consumo encontramos la famosa relación del pan con la obesidad, relación que, muchos estudios, desmienten. Así, aunque este producto parece un tabú para aquellos que quieren perder peso, una barra de buena calidad contiene entre 1 y 3 gramos de grasa por cada 100, por lo que una dieta con abundancia en este alimento puede facilitar la disminución de peso, al contrario de lo se piensa habitualmente. Más aún, el pan aporta principalmente carbohidratos que, al ser digeridos, se transforman en glucosa, el combustible para nuestros músculos y cerebro.

Pero, como siempre hemos escuchado, ¡los excesos nunca son buenos! No deberíamos sobrepasar las 4 rebanadas de pan diarias, pues, de ser así, podríamos obtener el efecto contrario.

Otro mito que desmentimos es que «el pan integral engorda menos». Atendiendo a los estudios que analizan el pan blanco y el integral, apenas existen diferencias entre las calorías y las proteínas que aporta uno y otro. A pesar de ello, para los defensores del pan integral, éste sí aporta más vitaminas, más minerales y un extra de fibra. Quizás no lo sabíais, pero la fibra acostumbra a producir sensación de saciedad y eso nos hace comer menos, con lo que ayuda a todos aquellos que quieran mantener su peso.

A continuación, para que comer pan no se convierta en algo rutinario y pesado, te traemos los panes que, des de nuestro punto de vista, tienes que tener en cuenta:

1) Pan de centeno: seguramente conocido por la mayoría, éste es un pan oscuro y ligeramente amargo, pero ideal si sufres de estreñimiento.

2) Pan de maíz: tiene cierta similitud a un bizcocho, es muy rico en proteínas y un pan clave para los celíacos.

3)Pan de pasas: ¿amante de los frutos secos? El pan de pasas te va a encantar seguro.

4)Pan de Viena: es uno de los panes más dulces del mercado y tiene una consistencia blanda y agradable.

5)Pan de Chapata: antes de los panes procesados de hoy en día, el rey era el pan de chapata, también conocido como pan rústico.

¡Ya ves todas las opciones de comida saludable que se abren ante nosotros con algo tan, aparentemente sencillo, como el pan! Y es que, además, éste alimento ofrece múltiples opciones que son perfectas, también, para personas vegetarianas o veganas, como las tostadas con margarina y mermelada (o con aceite de oliva y aguacate), los picatostes en una buena crema o puré, o las torrijas, de las que existen muchas opciones y recetas que no incluyen elementos animales.

Y, para despedirnos, recordaros que si queréis comer sano en Barcelona, nuestros restaurantes deben ser tu primera opción. En ellos podrás disfrutar de las deliciosas «Burger a la brasa» (acompañadas de unos panes realmente deliciosos), pero, no dejes de probar, también, nuestro «Pan de cristal con tomate» (un clásico) o el «pan de masa madre».

Un mes más, recordaros desde GreenVita que ¡No hay nada mejor que una buena alimentación, para mantenernos healthy! y que una buena salud empieza siempre por la comida saludable.

¡Un saludo!

Al igual que sabemos que un buen clima laboral contribuye al rendimiento y a la satisfacción en el trabajo, un ambiente acogedor que nos aporte tranquilidad y calma, contribuirá a nuestra digestión y a que nuestro cuerpo asimile mejor los nutrientes.

Comer es mucho más placentero si lo hacemos relajados y disfrutando con todos nuestros sentidos del color, del aroma y del sabor del plato. Y además con una iluminación, decoración y música adecuadas, especialmente si comemos fuera de nuestra casa. Y por supuesto, comer en buena compañía hará que el placer sea todavía más intenso. ¡En #GreenVita cuidamos todos los detalles de nuestro locales y de nuestro servicio para que así sea!

Es muy importante poner todos nuestros sentidos en el acto de comer, no sólo nos influye el sabor de la comida, lo que sentimos en nuestra boca y lo que olfateamos, sino que también influye lo que oímos y lo que vemos en el ambiente que nos rodea, el ambiente emocional.

Hay indicios que la televisión mientras comemos retira la atención de nuestra comida y nos incita a comer más, e incluso nos puede producir ansiedad o mala digestión. Todo debido al contenido de los programas y/o publicidad que estamos recibiendo a través de nuestros sentidos mientras comemos.

Los ruidos molestos o excesivos o los gritos y discusiones excitan nuestro sistema nervioso, llevándonos a comer más rápido, de forma descontrolada y poco placentera.

Cuando estamos comiendo, es recomendable parar toda otra actividad que estemos haciendo, ya que ésta nos quitará conciencia de lo que comemos y de la sensación de saciedad. El lugar correcto para comer es en la mesa y sentados correctamente.

Comer en buena compañía aumenta el placer, no obstante, no hay que perder de vista qué comemos y cuánto comemos. ¡Comer en familia es muy sano y constructivo para todos sus miembros!, especialmente para los niños y adolescentes.

 

Aquí os hemos dados más consejos para ¡comer bien y vivir bien! ¡Adelante #Greenviters!

¡Hola #GreenViters! ¿Cómo estáis llevando el otoño? ¿Preparados para que llegue más frío? Esta estación se caracteriza por traernos una disminución paulatina de las temperaturas y también de las horas en las que podemos disfrutar de la energía y la calidez del sol. Recién estrenamos un cambio de hora, que sin duda, al menos los primeros días, afecta a nuestro biorritmo, a nuestro cuerpo y también puede afectar a nuestro estado de ánimo.

Por eso queremos hablaros de la importancia y de los beneficios de exponernos al sol también en otoño y en invierno. Los baños de sol benefician a nuestros huesos, ya que la vitamina D, que es fundamental para la correcta mineralización de éstos, sólo se activa con los rayos de sol. El sol, tomado con moderación, también beneficia a nuestra piel. Ayuda a prevenir y mejorar el acné y en casos severos de psoriasis; el sol también es favorable para nuestro sistema inmunológico, ya que contribuye a aumentar los glóbulos blancos, el primer ejército de defensa del organismo.

Y la luz solar también tiene beneficios en nuestro sistema cardiovascular. Ésta ayuda a metabolizar mejor y a reducir los niveles de colesterol, y además, su agradable calor, al dilatar las arterias de la piel, ayuda a bajar la presión arterial. Recordemos la relación entre el sol, la vitamina D, el calcio y nuestros huesos. Pues si bien, si tenemos en cuenta que nuestro corazón se contrae por acción del calcio, tomar el sol evitará que las hormonas paratiroideas tomen el calcio de los huesos para dárselo al corazón.

 

En otra línea, también podemos sentir los beneficios de tomar el sol en nuestro estado de ánimo, ya que la radiación solar promueve la síntesis de la serotonina, sustancia relacionada con el bienestar, y que también ayuda a regular nuestro sueño. Los rayos ultravioletas del sol regulan la producción de la hormona reguladora de los ciclos de sueño, la melatonina y reducen los niveles de melatonina, que nos ayuda a sentirnos más despiertos durante el día. Y como curiosidad, también se afirma que los rayos de sol aumentan ligeramente los niveles de testosterona, que tanto en mujeres como en hombres, es la hormona del deseo.

 

Con todos estos beneficios que nos aporta el astro rey, no hay excusa para no buscar un momento para practicar ejercicio físico al aire libre o simplemente salir a caminar en las horas en las que el sol está bien reluciente. Y, por supuesto, ¡no olvidéis comer bien para vivir bien! ¡Hasta el próximo mes!

Es verdad que existe la cuesta de enero… ¡pero también la de septiembre! Así que,  en #GreenVita,  os queremos ayudar a llevarla fantásticamente.

El final del verano puede ser un nuevo comienzo, dentro del año, ¡que nos ayude a terminarlo aún mejor de lo que lo hemos empezado! Después de días de verano, de playa, de siesta, quizás de trasnochar, de no tener horarios y de descuidar un poco nuestra alimentación, ha llegado la hora de volver a la rutina. ¡Pero esta palabra no debe asustaros ni entristeceros! ¡Los beneficios de una rutina saludable, sana, y llevada con optimismo y motivación son innumerables! A continuación algunos tips que pueden seros de utilidad en la «vuelta al cole».

En primer lugar, tanto niños como mayores, pueden y deben seguir destinando un tiempo al día al ocio personal, descansando de las obligaciones y del ritmo de vida que se nos exige. ¡Por lo tanto, las vacaciones no han terminado al 100%! Para ello, es muy importante marcar y organizar el plan de las tareas que nos esperan al volver de las vacaciones, con la finalidad de atender nuevamente nuestra rutina diaria con más organización, más calma y más sensación de control, pero sin perder al 100% el tiempo para nosotros.

En segundo lugar, os recomendamos ir, progresivamente, recobrando vuestros horarios habituales. Sobre todo, el horario de sueño, premisa especialmente importante para los jóvenes y los más pequeños de la casa. Y, respecto a vuestros hábitos de comida, es también recomendable volver a reorganizar vuestra alimentación, sobre todo, si el verano “ha sido un poco caótico”. Nos referimos a organizar vuestra cesta de la compra, que sea saludable, que siempre tengáis la despensa llena para poder planificar con antelación comidas y cenas healthy en vuestra propia casa, o para llevaros a fuera, pero… si el tiempo apremia o queréis algo diferente… ¡recordad que siempre tenéis una mesa en cualquiera de los locales de #GreenVita!

Y, por último, y no menos importante, hay que recuperar las rutinas de actividad y ejercicio físico. El otoño es todavía una estación favorable para disfrutar del aire libre, pero sin duda, hay muchísimas actividades que pueden adaptarse a espacios cerrados y acondicionados al cambio de temperatura. Practicar yoga, bailar, caminar, correr, disfrutar con cualquier juego de equipo en compañía de otras personas, son algunas de las propuestas que os hacemos.

Sin duda, septiembre, es un mes del año sinónimo de recuperación de la rutina, de estabilidad, de nuevos retos y de reencuentros. ¡En #GreenVita miramos hacia delante y os ayudamos a todo ello! ¿Nuestro objetivo? Comer bien para vivir bien. ¡A disfrutar de la vuelta de las vacaciones!