¡Reserva ahora!

Haz tu pedido

Elige tu restaurante más cercano:

The style outlet viladecans

Local 201, Carretera de la Vila, 90
08840 Viladecans, Barcelona

Diagonal mar

Local 13, Avda. Diagonal, 03
08019, Barcelona

Parc Vallès

Avda. Textil s/n, 2ª planta (junto a la bolera)
08233, Terrassa

Splau

Avda. del Baix Llobregat, s/n, Planta 1 (cines)
08940 Cornellà de Llobregat, Barcelona

Glòries

Avda. Diagonal, 208
08018, Barcelona

Sarrià

Santa Fe de Nou Mèxic, S/N (Esquina Dr. Fleming)
08017, Barcelona

No hay ninguno cerca de tu ubicación. Puedes consultarlos aquí: restaurantes.

La «vuelta a la normalidad«, después de las vacaciones, exige recuperar nuestras rutinas diarias, entre ellas, la de realizar un buen y nutritivo desayuno que nos ponga las pilas para toda la jornada. ¡Descubre más en este blog!

 

Ya estamos en septiembre y, con ello, entramos de nuevo en la rutina del curso escolar y del trabajo. Esto no sólo implica despedir nuestras vacaciones, los días de playa y de relax, sino que, para una gran mayoría, vuelven los viajes al cole con los niños, el ajetreo en la ciudad, el estrés, los gastos ingentes, en definitiva… ¡Llega la locura!

Aunque este año el retorno de las vacaciones es diferente y se plantea lleno de dudas, por la situación del COVID19 en la que aún nos encontramos inmersos, no es menos cierto que debemos mantener y mejorar nuestros hábitos saludables y, nos dejen o no nos dejen salir de casa, o podamos o no podamos ir al gimnasio, hay cosas que sí o sí podemos hacer. ¡Una de ellas es desayunar bien!

En GreenVita queremos hablaros de algo que ayuda mucho a volver a la rutina y, como ya sabrás, se considera esencial en una buena alimentación. Estamos hablando del desayuno, que dice el refrán que es la comida  “más importante del día”. Empezaremos diciendo que no, el desayuno no es la comida más importante del día, todas las comidas del día son importantes. A pesar de que, siendo la primera, será la que nos abastezca de los nutrientes y energía suficiente para empezar la mañana después de un largo periodo de tiempo en ayunas, creer que se trata de la comida más importante del día es un error, como también lo es quitarle importancia e ignorar que el cuerpo a esas horas necesita energía, y hay que dársela. ¿Pero cuál es el desayuno ideal?

La verdad es que no hay un desayuno ideal, pero existen 3 grupos de alimentos importantes (lácteos, fruta y cereales) que no deberían faltar en él si queremos que sea nutritivo y  saludable. Con esto no estamos diciendo que sea el único desayuno posible, ¡hay muchísimas opciones y alternativas! Hagas lo que hagas toma consciencia de lo que estás ingiriendo y no os dejéis llevar por marcas que venden sus productos como “lo mejor que uno puede desayunar”. Evita, también, la tentación de los productos procesados, edulcorados, escasos en nutrientes o muy calóricos (como pastas, zumos y cereales azucarados, panes blancos, etc.) y evita saltártelo. Es importante realizar 5 ingestas diarias de alimentos que, de forma repartida, corresponderían a primera hora de la mañana (al despertar), media mañana, comida, merienda y cena. Así que ya sabéis, quien come bien vive bien, y un buen desayuno es ideal para ¡empezar a vivir desde primera hora!

Si ya quieres poner la guinda, te recomendamos que añadas a tu primera comida del día (pero no sólo en ella) productos naturales, ecológicos y de proximidad, que mejoraran tu día a día y el de muchas personas a tu alrededor.

Y recuerda, en GreenVita tenemos una extensa carta, llena de propuestas que, además de deliciosas, son 100% saludables. Tal vez para desayunar no llegues, ¡porque los niños dan mucho trabajo! …pero ¡pásate para comer o cenar! ¡Te esperamos! ¡Comer bien y saludable fuera de casa no es tan difícil si nos haces una visita!

 

 

 

En GreenVita siempre venimos con los mejores consejos para cuidar de nuestra alimentación y llevar una vida saludable y activa. Nuestra filosofía y valores nos posicionan siempre al lado de los productos de primera calidad, de temporada, Km0, ecológicos y 100% naturales, por tanto, nuestra alimentación va intrínseca de forma redundante a la salud y el cuidado de nuestro organismo. Por ello no queremos dejar de lado algo muy importante, de lo que los medios están haciendo eco últimamente: La salud ambiental y el problema de los plásticos.

La contaminación por plástico se ha convertido en uno de los problemas medioambientales más preocupantes, ya que el incremento de la producción de estos productos, ha llegado a superar la capacidad del mundo de hacerse cargo de ellos.

Las bolsas de plástico y los envoltorios de alimentos, por ejemplo, tienen una vida útil de minutos a horas, pero persisten en el medio ambiente durante cientos de años, se estima que pueden llegar a tardar al menos 400 años en descomponerse. Sin embargo, los supermercados nos presentan una estampa tan integrada en nuestras retinas como alarmante.

Encontrar una bolsa de plástico flotando en el mar, es algo tan habitual de ver que parece haberse convertido en algo banal, y lamentablemente este hecho resulta la ínfima parte visible del problema.

Los microplásticos resultan de objetos plásticos que, al exponerse al sol, agua, viento y otras adversidades, acaban descomponiendo el material y reduciéndolo a diminutas partículas. Estas se propagan por la columna de agua y se han hallado en todos los rincones del planeta, desde el Everest, el lugar más alto, hasta la fosa de las Marianas, el punto más profundo. Asimismo, se han descubierto microfibras de plástico en sistemas municipales de agua potable y viajando en el aire.

Esta situación está afectando a todo el planeta de forma devastadora y silenciosa. Se tiene constancia de que el plástico ha afectado a 700 especies, entre ellas especies en peligro de extinción. No solo acabando con sus vidas, sino que animales de los cuales nos alimentamos han estado consumiendo plástico durante el largo de su vida, y este acaba en nuestro organismo.

De ahí que se haya detectado que es posible que los humanos podríamos estar consumiendo entre 39.000 y 52.000 partículas de microplásticos al año. Sumando estimaciones de la cantidad de microplásticos que podríamos inhalar, dicha cifra asciende a más de 74.000…

Llegados a este punto, ¿cómo podemos contribuir en la reducción de este tipo de residuos?

  • Recicla: No podemos hacer desaparecer el plástico que ya hemos comprado, pero si podemos reciclarlo, para que este mismo sea reutilizado con otros fines y evitar así la producción de nuevo plástico.
  • Compra productos sin plástico: Hacer la compra en el mercado, donde el producto se vende a granel y en mano, puede ser una buena estrategia, además de que se trata de producto de proximidad y de temporada, que le da un valor añadido a su calidad.
  • Sustituye tus bolsas de plástico: Recicla el plástico que tengas y pásate a las bolsas de rejilla o tela, cada vez son más las marcas que las distribuyen y, además… ¡Hay de muy chulas!
  • Haz batidas de limpieza: Si eres de los que les gusta pasear, aprovecha para ayudar al mantenimiento de playas y campos. No solo ayudas a reducir los residuos plásticos en áreas naturales, sino que ayudas a prevenir incendios en el caso de los bosques si encuentras algún otro residuo como cristales.
  • Compra y consume en lugares donde estén a favor de lo ecológico: En GreenVita somos fans de los productos eco, así que en nuestra variedad de propuestas encontrarás no solo platos exquisitos, sino que son también respetuosos con el medio ambiente.

Como siempre, en GreenVita queremos recordar la importancia de estar concienciados con el impacto que tienen nuestros actos en el planeta e invitaros a integrar en vuestras día a día costumbres que, aunque parezcan insignificantes, cuentan para contribuir en el cuidado de nuestro medio ambiente y de forma proporcional en nuestra salud.

¡Cuidar el planeta es cuidar de uno mismo! ¡Bienvenidos a nuestro universo!